lunes, 25 de octubre de 2010

Resumen de el libro

1.-Esta novela transcurre en Inglaterra, durante el reinado de Enrique VIII, en el siglo XVI. Un mismo día nacen, en diferentes partes de Londres, dos niños: el mendigo Tom Canty y el futuro rey Eduardo VI. El mayor anhelo del pequeño mendigo es conocer un príncipe y u deseo se hace realidad cuando la casualidad lo lleva ante la presencia del Príncipe de Gales. Durante su encuentro, los dos chicos se sienten tan parecidos que deciden, a modo de juego, cambiar sus ropas y durante unas horas cada uno representar el rol del otro. 

El príncipe, ya como mendigo, descubre un mundo para él desconocido donde es maltratado, pasa hambre y fío, mienras Tom ocupa el lugar del heredero del trono en la placentera vida de palacio, pero termina por sentirse solo y cautivo. 

Los dos chicos se enriquecen con las experienciass que les depara esta extraña aventura ya que aprenden una lección: en la vida hay que alimentar la inteligencia y el corazón, y también aprender a ser justo. 

2.-(Esto es sólo si te interesa algo más...)Temas por capítulos:
La novela se compone de treinta capítulos en los que se entrecruzan la vida de los dos niños. En el primer capítulo se da cuenta del nacimiento de Tom Canty en un sórdido barrio de Londres, y en contraposición con este nacimiento, el de Eduardo Tudor en el lujoso palacio de Westminster. A partir de este capítulo hasta el tercero, se describirá la vida de ambos chicos y su entorno familiar. Estas vidas paralelas se contraponen drásticamente: la de Tom, rodeada de miseria y violencia; la de Eduardo, de pompa y de lujo. 

En el capítulo 3, se produce el encuentro que cambiaría radicalmente sus vidas. Tom accede al palacio de Westminster y luego de conversar con Eduardo, deciden cambiar sus ropas y representar la vida del otro por un día. Eduardo ansía comportarse como un niño, compartir juegos con otros chicos de su edad y ser libre, sin estar atado al protocolo real; Tom, que siempre soñó con ser un príncipe, tiene la oportunidad por un corto lapso de comportarse como tal. Pero todo no saldrá como lo planearron, ya que el intercambio se extenderá por mucho más tiempo que el deseado; hasta tal punto que ambos añorarán regresar a su vida anterior. 

A partir del capítulo 4, el autor centrará dos o tres capítulos seguidos en las aventuras de cada uno de los chicos y, a través de las peripecias individuales, ambos realizarán un aprendizaje que les servirá cuando retornen a su verdadera vida. 

Eduardo se enfrenta a castigos corporales infligidos por el padre de Tom en la humilde casa de la calle de los Desperdicios, es burlado y golpeado por chicos de su edad que no creen su discurso, vaga desalentado por los barrios bajos de Londres, casi muere a manos de un ermitaño loco, es coronado farsescamente como el rey de los mendigos, es culpado de un delito, va a la cárcel, conoce en carne propia las injusticias impartidas al pueblo por parte de la gente de sangre real. Todas sus ansias de libertad, su anhelo ferviente de sentirse un niño de su edad, alejado de sus compromisos reales, se ven frustrados. Pero ssí logra algo muy positivo: la amistad incondicional de ssir Miles Henton, que lo defiende en las situaciones más peligrosas y es capaz de arriesgar su propia vida por él sin pedir nada a cambio. 

Eduardo aprenderá a ver las necesidades de su pueblo, a conocer en carne propia las penurias de la pobreza y también a sentir que alguien lo quiere por lo que realmente es como ser humano, sin saber de sus investiduras reales. 

Tom, quien -influenciado por las lecturas del padre Andrés- siempre soñó con conocer un príncipe y que delante de sus amigos se comportaba como tal, una vez en el palacio de Westminster en su papel de príncipe de Gales, se siente sofocado por sus obligaciones y, por momentos, ansía volver a su vida anterior. Una vez en su papel real, se comporta como un soberano sensible y juicioso, atento a las necesidades de su pueblo, ya que él ha experimentado personalmente la pobreza y la injusticia. Sale fortalecido también por este intercambio y recupera finalmente una vida más digna para él, su madre y sus hermanas, convirtiéndose en hombre de confianza de Eduardo VI y en Director del Orfanato, el mismo lugar donde había compartido tantos momentos de esparcimiento junto a pequeños huérfanos. 

Recién en el Capítulo 29 ambos chicos volverán a encontrarse y cada uno volverá a su nueva vida realmente fortalecido. Eduardo asume como nuevo rey y en el capítulo 30 la novela se cierra con un final feliz para todos los personajes principales y se da una breve reseña de la labor de Eduardo VI como rey de Inglaterra. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada